Control de la natalidad después de la cirugía de pérdida de peso

¿Qué formas de anticoncepción postoperatoria están disponibles después de la cirugía de pérdida de peso?

Hay varias formas de anticoncepción disponibles después de la cirugía de pérdida de peso, y la elección del método debe tener en cuenta una serie de factores personales, incluidos los requisitos a corto y largo plazo, los planes futuros de embarazo, los riesgos para la salud sexual, la edad, la salud en general, el uso de otros medicamentos, la eficacia y la conveniencia. La información que se describe a continuación es simplemente un resumen de algunas de las publicaciones y sugerencias quirúrgicas.

Por favor, hable con su ginecólogo con respecto a sus preocupaciones y qué método sería el mejor para usted y su cuerpo.

Comportamiento de riesgo y las responsabilidades de una mejor imagen corporal

Está claro que aunque la mayoría de las mujeres conocen las recomendaciones con respecto al embarazo y la anticoncepción después de la cirugía bariátrica, muchas no las tienen en cuenta. Las investigaciones indican que las mujeres obesas menores de 30 años tienen menos probabilidades de buscar asesoramiento anticonceptivo en los servicios de salud que sus pares no obesos, por lo que es posible que algunas mujeres simplemente no estén familiarizadas con las opciones disponibles para ellas.

Un número significativo de mujeres obesas experimentan disfunción sexual femenina (FSD, por sus siglas en inglés) y, por lo tanto, son menos activas sexualmente que sus pares no obesos. Para otras, la falta de un ciclo menstrual regular antes de la cirugía puede haber sido la norma, de manera que no sintieron la necesidad de usar anticonceptivos.

La cirugía bariátrica a menudo conduce a una mejoría de los problemas de fertilidad y las investigaciones indican que las mejorías en la frecuencia y el disfrute de las relaciones sexuales, la función orgásmica y la imagen corporal son comunes después de la cirugía bariátrica, y muchas mujeres experimentan una resolución completa de la FSD dentro de los seis meses posteriores a la operación. Es importante recordar que la ovulación y, por lo tanto, la concepción, pueden tener lugar antes de que se restablezca la menstruación, por lo que retrasar el uso de anticonceptivos hasta que haya ocurrido un período es una estrategia de alto riesgo.

Métodos de barrera

Los métodos de barrera incluyen condones masculinos y femeninos, capuchones cervicales y diafragmas. Si se usan correctamente son un método anticonceptivo eficaz, y los preservativos confieren una protección adicional contra las enfermedades de transmisión sexual. La confiabilidad de los métodos de barrera no se ve afectada por la obesidad ni por la cirugía bariátrica, pero la pérdida o ganancia de peso puede alterar el ajuste de un capuchón o diafragma, por lo que es importante que un profesional capacitado lo revise regularmente o que elija un método alternativo durante el período de pérdida rápida de peso después de un procedimiento bariátrico.

Implante sólo de progesterona (Implanon/Nexplanon)

El implante anticonceptivo de progesterona sola comprende una pequeña varilla plástica que contiene la hormona sintética etonogestrel. Se inserta debajo de la piel de la parte superior del brazo bajo anestesia local, y puede permanecer en su lugar hasta tres años, durante los cuales una liberación gradual de etonestgrel en el torrente sanguíneo evitará que ocurra la ovulación y por lo tanto el embarazo. Se puede extirpar en cualquier momento, y la fertilidad por lo general reaparece dentro de las seis semanas posteriores a la extirpación.

Aunque se consideran seguros, convenientes y confiables para la mayoría de las mujeres, varios estudios han sugerido una posible relación entre el implante y el aumento de la resistencia a la insulina en aquellas con factores de riesgo existentes para la afección, como el síndrome metabólico y el síndrome de ovario poliquístico, que tienden a ser más comunes en las mujeres obesas. Además, existe una relación inversa entre el peso corporal y las concentraciones de etonogestrel dentro del torrente sanguíneo, que disminuyen con el tiempo desde la implantación en todas las mujeres. Por lo tanto, es posible que el producto pueda perder su eficacia en menos de tres años en mujeres obesas. Los datos sobre ambos temas son limitados y actualmente no existen datos específicos sobre el uso del implante después de la cirugía bariátrica.

Inyección sólo de progesterona (Depo-Provera)

La inyección de progesterona sola es una forma temporal de anticoncepción de acción prolongada que se administra como inyección cada tres meses. Actualmente no hay pruebas de que la inyección de progesterona sola cause infertilidad permanente, pero muchas mujeres experimentan un retraso en el retorno de la fertilidad que dura varios meses después de dejar de usarla. La pérdida de densidad de la masa ósea es un efecto secundario conocido, que aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis, por lo que el uso puede estar contraindicado en mujeres con factores de riesgo adicionales para la afección, incluidos los trastornos alimentarios y los antecedentes familiares. También se cree que el aumento de peso es un efecto secundario de la inyección de progesterona solamente para algunas mujeres, pero generalmente se considera adecuado para su uso después de procedimientos bariátricos.

Dispositivo intrauterino con progesterona (Mirena)

El dispositivo intrauterino (DIU) es un pequeño dispositivo plástico en forma de T que contiene levonorgestrel, una forma sintética de la hormona progesterona. Se inserta en el útero, donde puede permanecer en su lugar, proporcionando una anticoncepción eficaz durante cinco años, después de lo cual debe retirarse y reemplazarse si se requiere su uso continuo. La inserción y extracción suele ser sencilla, pero puede causar molestias y debe ser realizada por un profesional debidamente calificado. Aunque ofrece anticoncepción de larga duración, puede ser removida en cualquier momento, después de lo cual la fertilidad por lo general regresa en unos pocos meses. La principal contraindicación para el uso es una infección pélvica reciente y no hay consideraciones específicas para el uso después de la cirugía bariátrica.

Combination Oral Contraceptive Pills

El Anticonceptivo Oral Combinado, a menudo conocido como "la píldora" contiene estrógeno sintético y progesterona en una sola tableta que debe tomarse aproximadamente a la misma hora todos los días para mantener su efecto anticonceptivo. El uso de píldoras anticonceptivas orales combinadas conlleva un mayor riesgo de tromboembolia venosa y, por lo tanto, suele estar contraindicado en personas que ya corren el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, incluidas las que tienen hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, trastornos de la coagulación sanguínea y mujeres con obesidad grave.

Para la mayoría de las mujeres obesas, las píldoras anticonceptivas orales combinadas no están contraindicadas y las pruebas actuales no indican la necesidad de que las mujeres obesas tomen una dosis mayor que la estándar. Sin embargo, dado que los períodos prolongados de inmovilización aumentan aún más el riesgo de tromboembolia venosa, se puede aconsejar a las mujeres que deseen someterse a un procedimiento bariátrico que dejen de usar píldoras anticonceptivas orales combinadas durante un período de dos meses antes y dos meses después de la cirugía, durante el cual se debe utilizar un método anticonceptivo alternativo.

Los procedimientos bariátricos malabsorbentes tienen el potencial de disminuir la eficacia de los medicamentos orales al limitar la cantidad de agente activo que puede ser absorbido a través del tracto digestivo; un efecto que puede ser exacerbado por trastornos gastrointestinales postoperatorios como vómitos o diarrea. Por lo tanto, las píldoras anticonceptivas orales combinadas pueden estar contraindicadas durante un período postoperatorio prolongado en aquellas personas que se someten a procedimientos malabsorbentes.

Parche anticonceptivo (Ortho Evra)

El parche anticonceptivo transdérmico contiene las mismas hormonas que las píldoras anticonceptivas orales combinadas y es igualmente efectivo cuando se usa correctamente. Se suministra como un parche autoadhesivo que se coloca directamente contra la piel y se puede usar discretamente en la mayoría de las zonas del cuerpo. Su eficacia no se ve afectada por los trastornos digestivos y, como sólo necesita ser reemplazado cada siete días, algunas mujeres lo encuentran más conveniente que las píldoras anticonceptivas orales combinadas.

Existe cierta incertidumbre acerca de su idoneidad para las mujeres obesas, ya que varios estudios han encontrado que es menos confiable en las mujeres gravemente obesas, y también se ha asociado con un mayor riesgo de tromboembolia en comparación con las píldoras anticonceptivas orales combinadas. Otros estudios no han logrado reproducir estos resultados, por lo que siguen siendo un tanto controvertidos y, en términos generales, el parche tiene las mismas contraindicaciones que las píldoras anticonceptivas orales combinadas.

Anillo vaginal (NuvaRing)

Al igual que las píldoras anticonceptivas orales combinadas y el parche transdérmico, el anillo vaginal contiene una combinación de estrógeno sintético y progesterona. La usuaria coloca el anillo de plástico flexible dentro de la vagina, donde se lleva puesto continuamente durante 21 días para proporcionar protección anticonceptiva durante un mes. Aunque los datos son limitados, se cree que el anillo vaginal tiene un riesgo similar de tromboembolia a las píldoras anticonceptivas orales combinadas y, por lo tanto, está contraindicado en las mujeres con factores de riesgo existentes para la enfermedad cardiovascular, y para las que se someterán a un procedimiento bariátrico, puede recomendarse la interrupción del uso durante varios meses antes y después de la cirugía. Su efecto anticonceptivo no se ve afectado por los trastornos digestivos y no hay pruebas de un efecto reducido en relación con el IMC. Por lo tanto, el parche generalmente se considera una opción segura, efectiva y conveniente para las mujeres que se han sometido a cirugía bariátrica.

Esterilización femenina

La esterilización femenina es una forma permanente de anticoncepción que típicamente involucra un procedimiento quirúrgico para cortar, bloquear o extirpar las trompas de Falopio que llevan los óvulos desde los ovarios hasta el útero. El procedimiento es difícil de revertir y, por lo tanto, no es adecuado para mujeres que deseen quedar embarazadas en el futuro. Las mujeres obesas que se someten a esterilización tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones quirúrgicas, como infección y trastornos de la herida, por lo que es posible que no se recomiende para las mujeres que se han sometido recientemente a cirugía bariátrica.